SHARE
La tradición americana no puede coexistir con el colectivismo

La tradición americana no puede coexistir con el colectivismo

El juicio de Kyle Rittenhouse se llevó a cabo como los fundadores de Estados Unidos lo previeron. La defensa, protegida por el debido proceso, y un jurado de 12 ciudadanos comunes produjeron un veredicto de no culpable. Los derechos de Rittenhouse otorgados por el Creador permanecieron intactos a pesar de la tremenda presión e intimidación de quienes dominan el gobierno federal y pretenden robar nuestra libertad e imponernos la tiranía.

Un reportero preguntó a Joe Biden si mantenía sus comentarios anteriores en los que equiparaba a Rittenhouse con los supremacistas blancos. Biden respondió: “el sistema de jurados funciona, y tenemos que acatarlo”.

Poco después, la Casa Blanca emitió otra declaración de Biden: “Aunque el veredicto de Kenosha dejará a muchos estadounidenses enfadados y preocupados, yo incluido, debemos reconocer que el jurado ha hablado”. Quienes manipulan a Biden intentaron presentarlo como razonable y coherente con la declaración anterior al mismo tiempo que socavaban el veredicto y continuaban con la narrativa de la supremacía blanca.

Lo mismo ocurrió cuando Biden declaró como “basura” y “sin sentido” las noticias de que su régimen pagaría US$450 mil a los inmigrantes ilegales adultos y menores separados. Fue una reacción espontánea de Biden. Un asesor de la Casa Blanca dijo dos días después que el Departamento de Justicia determinaría el monto de la compensación por separación.

Está claro que Biden no es consciente ni está a cargo de su régimen. Quienes manipulan a Biden están destruyendo sistemática y deliberadamente el país a nivel nacional e internacional sin asumir responsabilidades.

Si Biden fuera un verdadero líder estadounidense, habría dicho, antes del juicio de Rittenhouse, que todos los acusados gozan de la presunción de inocencia y de un juicio justo.

En cambio, Biden se mantuvo al margen mientras sus socios mediáticos demonizaban a Rittenhouse, incluso con información falsa. Hicieron del juicio un enfrentamiento entre supuestos manifestantes antirracistas y supremacistas blancos. Esto es parte de una clásica estrategia marxista para dividir y conquistar, utilizando a la raza como la herramienta central de la división.

Los numerosos comentaristas que han expresado su asombro por el hecho de que la raza sea una cuestión en el juicio, ya que el acusado y las personas a las que disparó eran todos blancos, no tienen en cuenta el contexto más amplio. Los marxistas promueven el conflicto para crear el caos que creen que resultará en la aceptación pública de un gobierno central fuerte para restaurar el orden.

Durante los disturbios de 2020 en muchas ciudades, la campaña de Biden lo promovió a él como una vuelta a la normalidad. Escribí en estas páginas: “Una presidencia de Biden, impulsada por la política de identidad, fomentaría el caos en las ciudades estadounidenses. Exacerbaría el tráfico de drogas y la migración ilegal desde América Latina”.

Barack Obama promovió la falsa narrativa del racismo sistémico durante su mandato como presidente, y sigue haciéndolo. La fundadora de Black Lives Matter (BLM), Patrisse Cullors, dijo en un vídeo de 2015: “Somos marxistas entrenados”. Obama recibió a activistas de BLM en la Casa Blanca y dijo: “Son mucho mejores organizadores de lo que yo era cuando tenía su edad… Estoy seguro de que van a llevar a Estados Unidos a nuevas alturas”.

Obama—la persona clave para poner a Biden en la Casa Blanca—probablemente controla el régimen de Biden.

Hemos visto las mentiras y distorsiones producidas para la falsa narrativa del racismo sistémico muchas veces, como con los casos de Michael Brown y Breonna Taylor. El caso Rittenhouse es una continuación.

Los defensores de la perspectiva racial afirman que Rittenhouse fue a Kenosha para enfrentarse a los legítimos manifestantes por el tiroteo racista de la Policía contra Jacob Blake, un hombre negro. Los medios de comunicación tradicionales asociados a Obama omitieron hechos como que la Policía estaba obligada a detener a Blake debido a una orden de arresto pendiente.

La madre de los hijos de Blake había llamado a la Policía, que descubrió la orden de detención. Un agente disparó a Blake cuando se resistió al arresto. Tanto el fiscal de Kenosha como el Departamento de Justicia de Biden se negaron a procesar al agente.

Los medios de comunicación tradicionales se han unido a los oligarcas y a los demócratas —ahora dominados por los marxistas— para imponer su agenda compartida. A costa de promover la política de identidad y el conflicto, esta coalición clama por un poder centralizado y arbitrario para proteger a los grupos de víctimas.

Un informante del FBI denuncia que el Departamento de Justicia de Biden utilizó herramientas antiterroristas contra los padres que intentaban proteger a sus hijos del adoctrinamiento marxista. Eso y la guerra judicial de Biden en Guatemala indican que el régimen habría preferido procesar al agente que disparó a Blake. No lo hicieron porque nuestro sistema de jurado, como vimos el viernes, todavía ofrece cierta protección contra un gobierno inmoral.

Nuestra Constitución se basa en los derechos individuales otorgados por el Creador que solo pueden ser restringidos a través del debido proceso legal. Para los marxistas y sus idiotas seguidores útiles, como los llamó Lenin, Kyle Rittenhouse no tiene derechos. El bien colectivo marxista exige que sea sacrificado sin importar los hechos o la ley.

La lección de la mala experiencia de Rittenhouse para cada uno de nosotros es que nuestra única protección contra un gobierno tiránico es el sistema que nos legaron nuestros sabios fundadores. Protejámoslo y con ello a nosotros mismos.

Steven Hecht

LEAVE A REPLY