SHARE

DOS EXTREMOS… UN CAMINO.   LA ENCRUCIJADA DE GUATEMALA Y LA LISTA DE ENGEL.  LA FALTA DE ALIANZAS DE AYER; HOY SE PAGA CARO CON VIDAS Y SIN VACUNAS.

Todo país vive encrucijadas en su existencia como nación, en la medida que las enfrenta dividido y confrontado, en esa media las atraviesa con éxito o fenece ante ellas. En nuestra historia hemos sido un país sin “Aliados Estratégicos”, y menos logramos concretar una “Alianza con una Súper Potencia Mundial”; yendo a la deriva bajo la coyuntura política y diplomática internacional que ha privado en su momento.  

Para muestra un botón dice el viejo adagio: “La falta de gozar de una prioridad importante en la donación o entrega de vacunas compradas; (sin excluir las fallas administrativas y contractuales que se escuchan en los medios, redes sociales y políticos de oposición), en gran medida es el resultado de nunca haber tenido el status o condición de “Aliados” de los Estados Unidos, ni de otras Súper Potencias como la República Popular de China, Rusia o la Comunidad Europea.  

Hemos vivido bajo la condición de amigos o socios comerciales, pero flojos, débiles e indecisos para tomar una dirección definida cuando ha sido el momento de elegir de qué lado del conflicto estamos.   

Hoy estamos pagando con creces el hecho de manejar una blanda y sesgada política exterior, dirigida en su gran mayoría por Ministros de Relaciones Exteriores de tendencia de Izquierda o Socialistoides Latinomaricanos, como fue el caso de Alfonso Cabrea (DC), Eduardo Stein (PAN-GANA), Edgar Gutiérrez (URNG-FRG), Aroldo Rodas (UNE), Fernando Carrera (URNG-PP) y Carlos Raúl Morales (UNE-FCN). Una política exterior que nunca ha sido contundente para apoyar operaciones militares o diplomáticas de ningún bando (Iraq, Cuba, Afganistán etc etc) por lo que hemos viajado sin rumbo ni dirección; creyendo que podemos darnos el lujo de ser una Suiza en la región, cuando en verdad no logramos ni reconciliarnos entre nosotros y menos tomar una posición radical en apoyo a una de las grandes potencias mundiales.  

Ejemplo claro de esto es como llamaron ciertos sectores extremistas Gringos Go Home, o Yanquis Asesinos a los Estados Unidos entre los 70´s y los 90´s; y hoy se envuelven en la respetada Bandera de las Barras y las Estrellas para influir a través de ONG´s  nacionales y extranjeras, en las acciones que Estados Unidos toma contra la corrupción y contra algunos activistas que no comparten la política exterior de los senadores y congresistas demócratas, tal es el caso de la lista de Engel.

Como Abogado y Notario que espero ser pronto, no puedo defender a nadie de los acusados en aquel entonces, ni afirmar sean culpables los que viven en el asilo en los EEUU. pues solamente una ley fortalecida e imparcial sin ningún sesgo puede decidir y definir ese status de culpabilidad o inocencia.

La Lucha contra la  Corrupción es urgente y necesaria.  Ésta debe ejecutarse  sobre los contrapesos de la balanza de una Justicia Objetiva, Imparcial y Anti-Impune; de lo contrario, fracturará los cimientos más profundos de nuestra endeble Democracia, y de la Certeza Jurídica que le da sostén a un verdadero Estado de Derecho. Las nefastas consecuencias de una fallida Lucha contra la Corrupción que no se realice desde el planteamiento anterior, no serán comparables con los cientos o miles de muertes causadas por el Enfrentamiento Armado Interno que duró treintaisiete (37) años.

Lo que sí es una realidad innegable, es que existe una confrontación de tú a tú entre ambos grupos, y que el respaldo o apoyo del Partido Demócrata lamentablemente no da señales de estar en apoyo y asesoría de quienes durante la Guerra Fría lucharon en el Enfrentamiento Armado Interno a favor de los Estados Unidos de América y contra el Comunismo Internacional que promovió su acérrimo e histórico enemigo llamado Unión de Repúblicas Soviéticas (URSS), hoy Rusia en una alianza con China.  ¿Por qué sucede esto y cómo explicarlo? No lo sé y no puedo en este momento responder dicha interrogante.  

Este tipo de situaciones que expongo con amor a Guatemala de manera imparcial y objetiva, en un esfuerzo que deberíamos de realizar los guatemaltecos líderes, dirigentes y activistas de la política-partidista nacional; por dejar atrás el choque ideológico entre los seguidores del Cnel. Jacobo Árbenz y del Gral. Efraín Ríos Montt, (por aglutinarlos de esta manera para hacer más entendibles las diferencias al lector); y ponerle un “Alto Total” de una vez por todas, para rechazar frontalmente la polarización extrema a la que va nuestra Guatemala.

Al parecer ninguno de los dos extremos desean dar un paso atrás, y mientras unos que lucharon contra la corrupción de sus adversarios pero a favor de la impunidad de sus aliados corren a refugiarse detrás de la Política Exterior de los Estados Unidos, otros resisten sus posiciones nacionalistas en busca de que la lucha contra la corrupción sea bajo una Justicia Objetiva, Incorrupta e Imparcial.

Mientras tanto, los corruptos sin ideología y sin patria ni causa sana por Guatemala en el ejercicio de algún cargo en los tres Poderes del Estado, o en instituciones como el Ministerio Público, la Corte de Constitucionalidad, la Contraloría General de Cuentas, en los Partidos Políticos, ONG´s, USAC. Empresarios Privados  u otros; no se dan cuenta que seguimos socavando nuestra Democracia y Estado de Derecho llevando al país a la confrontación política, socio-étnica (CODECA), y narco-socio-étnica más profunda de nuestra historia; misma que podría terminar en otro Enfrentamiento Armado Interno con características mucho más sangrientas que en el pasado.

Deseo dejar en claro mi respeto al pueblo de los Estados Unidos de América que recién conmemoró su Independencia, como también a la República Popular de China, Rusia, Taiwán, Comunidad Europea, Árabes, África, Asia y  otros Organismos Internacionales como Naciones Unidas, el Parlamento Europeo y la Organización de los Estados Unidos de América. Al mismo tiempo que dejo aún más en claro que Guatemala es un país pequeño pero con gran potencial estratégico que merece el respeto de todas las otras naciones.

Prevengo que la inestabilidad política y social de Guatemala, merece en este momento una atención especial objetiva y sin manipulaciones para vencer la “Corrupción generada en un 75% por el tráfico de la droga que se consume a nivel mundial y no local”. Y que por favor urge un proceso de pacificación que deje el pasado en el olvido; antes de que ése pasado ponga en riesgo la vida y convivencia pacífica entre sus habitantes ladinos e indígenas; así como ayudar a que Guatemala alcance por sus propios medios la paz social, económica, financiera que le permita mantener la  integridad de su territorio; todo esto ante el fracaso y sus efectos específicos de la Guerra Fría en esta tierra del Quetzal.  

Si Guatemala colapsara, será el peor error en la política exterior de los Estados Unidos de América, de los Estados Unidos Mexicanos y de El Salvador; ya que su efecto socio-político caerá y provocará la mayor migración en la historia hacia estas tres naciones; desestabilizando las economías y sociedades de estos países vecinos y amigos.  A esto habría que sumarle el descontrol del tráfico de drogas, blancas y armas que despegaría hacia el norte como un cohete a la luna.  

No somos una Argentina, Chile, Colombia, Bolivia o Perú; cuyos efectos no tienen la connotación que tendría el desbalance de las fuerzas demográficas en la región de Centroamérica, México y el trayecto hacia la frontera Sur de la Unión Americana.   Por todo lo anterior, lo mejor es evaluar con mucha cautela lo que sucede y  ha de suceder con este bello territorio llamado Guatemala.

LEAVE A REPLY